Vestido invitada boda verano

A la hora de buscar un vestido de invitada para una boda de verano las opciones son infinitas. Se puede llevar manga larga, sin mangas o corte asimétrico. En función del modelo que elijas de nuestro catálogo, deberás escoger los complementos adecuados. Es clave que no recargues mucho el conjunto para no restar protagonismo al vestido.

Entre otras cosas, hay que pensar en la forma del cuerpo de la mujer que vaya a llevar una de las creaciones de Isabel Serrano. Si tiene forma de manzana, lo mejor será un corte recto para no potenciar la zona de la cadera. Si tiene cintura ancha, los vestidos de cintura alta ayudarán a disimularla. Por ejemplo, una falda voluminosa puede ser ideal para estas figuras. Por otro lado, para realzar el pecho, una de las mejores opciones es el corte imperio y el corte canesú. El corte ablusado ayuda también si se tiene poco pecho porque abulta esa parte.

Para mujeres más delgadas es perfecto el corte tubo, ajustado y para realzar las curvas. Por ejemplo, nuestro maravilloso vestido Flores. Una creación de crepé con recogido lateral. La parte delantera de la falda es de mikado con estampado floral. Si quieres el vestido de boda para invitada totalmente personalizado, elige la opción “hecho a medida” y envíanos tus medidas.

En cambio, si se tiene el torso más pequeño, a la hora de comprar vestidos de fiesta cortos el corte de cintura baja será el ideal porque alarga la distancia entre hombros y cintura.

El vestido de invitada para una boda de verano ideal

Para elegir el color del vestido, habrá que pensar en el tono y tipo de piel. También en el del cabello. A las morenas les sienta bien el rojo, pero también los verdes, azules, granates y violetas. También se puede probar con la magia del nude, el turquesa o las tonalidades tierra. Una sugerencia es la maravillosa blusa Bombón de Isabel Serrano. Es tipo top con organza transparente en forma de rosas. La manga lleva una goma para ajustar y también todo el escote. La tenemos disponible en talla de XS a XL.

A las rubias de piel clara les quedará perfecto el rojo cereza, el azul cielo, los morados y los rosas. A las pelirrojas, el verde y las tonalidades pastel. Cuando tengamos ya definido el vestido de invitada de boda de invierno toca ponerse con los complementos. En la cabeza podemos optar por pamela, tocado o diadema.

Eso sí, las pamelas quedarán mejor en bodas de primavera y verano para proteger del sol. Lo ideal es buscar el equilibrio con el vestido y que ambos conjunten. Te aconsejamos acompañar el conjunto de joyas sencillas para evitar la saturación y no restar protagonismo al vestido.

Isabel Serrano Moda

Visita nuestra tienda online y encuentra una amplia variedad de diseños exclusivos